QUIEN MOTIVA NUESTROS SUEÑOS
 

Cuando comencé con mis cursos de guitarras, en mi Baradero natal, soñaba con los grandes escenarios, con recitales llenos de gente y luces, luego la vida me guío a un grupo, y a otro, mis sueños se potencializaban en gran manera,  cuando comencé a cantar sentí que, tenia algo preciado que me podía llevar al éxito y crecía la fe en Dios, sentía que el me iba a guiar a aquellos lugares llenos de protagonismo, la fe crecía a medida que los resultados mostraban buenos frutos.

Era una fe puesta en los resultados, si me iba bien me llenaba de emoción y optimismo, pero si en algún casting o productora me decían que no, mi fe en Dios disminuía, a tal punto de alejarme de su presencia.

Me enojaba con migo mismo y mis sueños se tornaban diferentes, me llenaba de dolor, claro no era tan profundo, como para dolerse tanto, es que nos gusta ser motivados, pero nos cuesta crecer por medio de las pruebas,   no podemos negar que a la larga o a la corta nos  hacen bien, los tratos nos ayudan a crecer.

 

Claro no vamos andar produciendo dolor, o permitiendo que nos dañen con tal de crecer, lo cierto que la fe en Dios se basaba en los parámetros que generamos en la razón, la moralidad que heredad y la religión que asimile eran el parámetro de Dios, lejos estaba de él y de su verdad, pero lo cierto es que confiaba que Dios iba apoyar mi carrera artística, que me iba a poner en lugares de renombre, todo eso ocurría mas en mi mente que en el mundo real. había echo de mis ideales un dios, al cual reclamaba éxito y gloria personal, este dios creado en base a mis ideales y razones, generaban en mi confianza y fuerzas para emprender el vuelo hacia los sueños, pero este dios no soportaba los bajones y los vaivenes de la vida, en los momentos difíciles de crisis y derrotas el único que encendía lo que había sembrado en mi ser desde antes de que mi persona naciera era el Dios real, el verdadero, el creador del universo.

 claro no lo conocía, pasaba tanto tiempo idealizando el que había construido que no podía percibir su persona en mi.

lo cierto que la fe puesta en nuestras emociones, ideales, religiones, moralidades, humanismo y heredades, no nos ayudan, nos destruyen, nos matan. Ahora entiendo lo que significa vivir en la mentira, creía en un dios que actuaba según mis razonamientos o mis emociones y esperaba el éxito que me podía dar, era como un gran billete de lotería, ganado y pronto a cobrar para el beneficio propio, al poner la fe en Jesucristo el salvador, quien vive y reina con poder, al conocerlo y creer en él y en su palabra aquel dios idealizado por mi empezó a disminuirse, hasta la desaparición en mi vida, la fe puesta en el Dios verdadero, nos libera de la mentira del mundo, del

engaño de la gente y de las artimañas del músico mas antiguo  que con astucia busca a quien devorar (Satanás) no porque le generemos competencia porque bien sabemos que el mundo cada ves mas por desconocimiento y rebeldía se conduce al abismo. Debemos enseñar esta verdad, y poner la fe en Dios, recocer que el es Señor y Rey y que el añadirá en nosotros lo que él crea conveniente, solo debemos de confiar  y creer que somos suyos, no es cambiar de figuritas, ni de fe, ni de religión, antes idealizaba mi razón ahora creo en alguien que no veo, para nada, el amor de Dios se revela en el corazón no en la mente, la revelación de la verdad de todas las cosas no las busques en tu razón, espera que se te ilumine en tu corazón.

Cuando esto suceda tendrás en tu vida la salvación, el poder de Dios y la confianza en él te llevaran a lograr tus sueños, no busques los atajos, tienen final de muerte y dolor, busca el bien, sueña, canta, agarrad  tu instrumento, sonríe, Jesús te ama.
Darío Gómez

 

 

 

 

 

 

©2012 REVISTA MG LIDER EN INFORMACION MUSICAL CRISTIANA | REVISTA MG . COM | REVISTA MG un portal de 70.7 Group Argentina para todo el mundo|  Derechos Reservados - Política de Privacidad

REVISTAMG.COM | Diseño 70.7 GROUP |